Una mamá diseñadora

Estamos acostumbrados a ver la infancia en colores. Los colores de los juguetes, de la ropa, de la primavera, … Incluso a menudo caemos en la excesiva saturación y sobreestimulamos nuestras retinas con un espectáculo exagerado de fuegos artificiales.

Y, aunque los colores son geniales, existe un mundo paralelo en blanco y negro, un mundo de poesía y sentimientos. Y ese mundo también puede ser el de los niños, el de la vida cotidiana, el de los secretos susurrados al oído, el de la siesta de los domingos, el de la intimidad del sofá de casa. Y así lo ha plasmado Annemarieke van Drimmelen en sus fotografías para Kidscase.

Para los que no conozcáis esta marca de ropa infantil, os diré que no me puede gustar más. Ropa sencilla, moderna, sobria, perfecta. Podéis daros una vuelta por su web y comprobarlo.

528717_543177642373373_1771476894_n

Pero este post va dedicado a estas fotografías…

View original post 53 more words

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s