Una mamá diseñadora

Antes de ser madre, mis vacaciones ideales incluían imágenes del tipo yo misma tumbada en una hamaca (con mi barriga perfecta), leyendo algún buen libro (o una revista tonta de esas que te permiten no preocuparte por nada), tomando el sol, haciendo la siesta o con un buen daiquiri de fresa en la mano. En esta estampa no cabían lloros, ni rabietas, ni dolores de espalda, ni purés de verduras tirados a la basura, ni yo cenando las sobras de la cena de una personita de 1 metro de alto… ¡Cómo cambia la vida!

Recuerdo que esperaba las vacaciones de Semana Santa, ansiosa, porque eran un anticipo de las de verano. Con suerte, no llovía, y con más suerte aún, conseguías una buena oferta a algún destino soleado y con olor a verano.

Pues todo esto, se acabó, al menos de momento.

De todas formas, y aunque esta Semana…

View original post 300 more words

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s